La Palabra de Dios

  • Dios

sábado, 17 de septiembre de 2011

Dios de Pactos

Hace muchos años, las personas realizaban convenios entre si y solo bastaba su palabra, para considerar el compromiso adquirido como un hecho.
Palabra de honor, decían los hombres y con eso era suficiente, para estar seguro de que se cumpliría con lo acordado.
En los tiempos actuales, muy pocas personas cumplen con la palabra empeñada y menos aún, quienes creen en ella, ni siquiera estando de por medio un papel firmado, hay seguridad de que nos cumplan lo prometido.
Sin embargo, en la Palabra de Dios si podemos confiar, porque tenemos un Dios de Pactos que cumple con sus promesas, que nunca se olvida de ella y que aunque pase el tiempo, todo lo que ha dicho en la Biblia tiene vigencia.
En el Salmo 103: 17-18 leemos lo siguiente : “más la misericordia de Jehová es desde la eternidad y hasta la eternidad sobre los que le temen y su justicia, sobre los hijos de los hijos, sobre los que guardan su pacto y los que se acuerdan de sus mandamientos para ponerlos por obra”.
Dios hizo un pacto con Abraham cuando él le obedeció, también lo hizo con Moisés, Jacob, José, David, Salomón y otros hombres y mujeres que disfrutaron de una vida de bendiciones por su obediencia y cuyas historias son contadas en la Biblia.
Lo más hermoso, es que tú y yo también podemos aspirar a esas bendiciones, los pactos y promesas de Dios con los seres humanos no se vencen, son eternos y por eso todos los días debemos recordar esos compromisos divinos, que son dados a conocer en la Biblia, el cual es un libro de promesas.
“El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán”, dice Jesús en el Mateo, capitulo 24 versículo 35.
En ese texto tenemos la confirmación de la fidelidad de Nuestro Señor Jesucristo, de la seguridad del cumplimiento de sus promesas, de la palabra de honor que siempre respeta el Dios de Pactos.

EL CRISTIANISMO NO ES UNA RELIGIÓN, ES UN ESTILO DE VIDA CON JESUCRISTO COMO NUESTRO SEÑOR Y SALVADOR.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada