La Palabra de Dios

  • Dios

sábado, 17 de septiembre de 2011

La duda mata la fe

La Biblia dice en Hebreos 11 versículo 1: “la fe es la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve”.
Pero qué difícil es para el ser humano sembrar este mensaje en su corazón.
Es por eso que cuando le pedimos a Dios que nos ayude en determinado problema o circunstancia, en nuestra mente y corazón nos preguntamos si Dios responderá o si le importa lo que estamos pasando.
La duda mata la fe y en más de una ocasión hemos sido influenciados por otras personas, quienes ponen en nuestro corazón esa incertidumbre.
En el libro 1 de Corintios, capítulo 2 versículos 5 leemos: “para que vuestra fe no esté fundada en la sabiduría de los hombres, sino en el Poder de Dios”.
¿Cuántas veces nos hemos sentido tristes y defraudados, al recibir una respuesta negativa de alguna gestión que hemos realizado y que esperábamos, fuera afirmativa?.
Y en esos momentos, comenzamos a dudar de la Palabra de Dios y de su amor, porque sentimos que nuestra confianza en Él no fue correspondida.
Dios quiere que nosotros creamos en Él y aunque no podamos verlo, sintamos su presencia en nuestra vida, aún en las adversidades.
De todos es conocida la historia del apóstol Tomás, su incredulidad ante el anuncio de la resurrección de Jesús y su necesidad de ver para creer, actitud que nosotros repetimos diariamente.
Pero debemos recordar lo que le dijo Jesús en el evangelio de Juan capítulo 20 versículo 29: “porque me has visto Tomás, creíste, bienaventurados los que no vieron y creyeron”.
Debemos aprender a vivir por fe y dejar en manos de Dios lo que pensamos que es imposible, ya que para Él no hay nada imposible.
Cuando actuamos creyendo en que estamos en las manos de nuestro Padre Todopoderoso, podemos sentir en nuestro corazón esa paz que sólo Él puede proporcionarnos.
Y si bien es cierto que hay circunstancias en las cuales no obtenemos la respuesta que esperamos de Dios, no permitamos que los fracasos debiliten nuestra fe y nos alejen de Él.
En el libro de Hebreos, capítulo 11 versículo 6 leemos: “porque sin fe, es imposible agradar a Dios”.

EL CRISTIANISMO NO ES UNA RELIGIÓN, ES UN ESTILO DE VIDA CON JESUCRISTO COMO NUESTRO SEÑOR Y SALVADOR.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada