La Palabra de Dios

  • Dios

sábado, 17 de septiembre de 2011

Jesús murió por todos

Hay personas que actúan, como si la muerte de Jesús hubiera sido en vano.
No toman en cuenta, que los terribles sufrimientos que padeció el Señor durante su agonía, fueron para redimirnos de pecado.
La Biblia dice en Romanos 8, versículos 3 y 4: “Dios envió a su Hijo y lo envió tan débil como nosotros los pecadores, para que muriera por nuestros pecados y los hizo para que ya no vivamos de acuerdo con nuestros malos deseos”.
Debemos de conocer el verdadero significado de la cruz, no verla como un objeto de adorno o como un amuleto, ya que la cruz sin Cristo no tiene valor.
Es Jesús, quien con su muerte sacrificia,l nos redimió del pecado, nos salvó de la condena eterna y nos dio la oportunidad de arrepentirnos y gozar de las bendiciones de Dios, tanto en la tierra como en el cielo.
Y lo más importante, Jesucristo murió por todos nosotros, sin excepción de personas, tal como lo podemos leer en Gálatas capítulo 3 versículo 28: “así que no importa si son judíos o no lo son, si son libres o esclavos o si son hombres o mujeres. Si están unidos a Jesucristo, todos son iguales”.
En estos tiempos cuando en el mundo se recuerda la pasión, muerte y resurrección de Nuestro Señor, debemos reflexionar sobre lo que ello significó para la vida del ser humano.
Debemos preguntarnos que hubiese sido de nosotros, si Jesús, en lugar de aceptar esa horrible muerte, hubiera utilizado su condición de Dios bajándose de la cruz y decidiendo, que cada quien pagara por sus pecados.
Yo no quiero ni imaginármelo.
Pero Dios en su infinita misericordia, quiso darnos esa oportunidad y dejarnos, a través de su Hijo, un mensaje de amor y esperanza para todas las generaciones.
Y sobretodo debemos sentirnos gozosos, ya que si bien Cristo murió en la cruz, también resucitó para su Gloria y eso es lo que debemos celebrar.
La Biblia dice en Apocalipsis capítulo 1 versículos 17 y 18: “yo soy el primero y el último y estoy vivo. Estuve muerto, más he aquí que vivo por los siglos de los siglos. Amén”.
EL CRISTIANISMO NO ES UNA RELIGIÓN, ES UN ESTILO DE VIDA CON JESUCRISTO COMO NUESTRO SEÑOR Y SALVADOR.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada